Universidad

Mayo 2016

Reseña histórica UTFSM

La Universidad Téc14219589619_3a8821e62e_knica Federico Santa María fue fundada en Valparaíso el 27 abril de 1926, dando vida al legado del visionario y emprendedor empresario porteño, Federico Santa María Carrera, quien soñó para el país y el mundo una Institución que liderase en el campo de la Ingeniería, Ciencia y Tecnología, para contribuir al desarrollo y mejoramiento humano.

Don Federico Santa María Carrera fue un reconocido filántropo, empresario y hombre de negocios. Nacido en Valparaíso el 15 de agosto de 1845, fue hijo de Magdalena Carrera de Aguirre y de Juan Antonio Santa María Artigas, y sobrino nieto de José Miguel Carrera, prócer de la independencia. Cinco años antes de su fallecimiento, ocurrido el 20 de diciembre de 1925, escribió su testamento definitivo dando instrucciones específicas acerca de la forma que debería utilizarse su legado patrimonial. Su más elevada ambición era fundar una universidad para la educación de jóvenes carentes de medios, como él mismo lo fue.

La creación de la Universidad Técnica Federico Santa María fue resultado de una reflexión esencialmente intuitiva y adelantada para su tiempo. Una universidad volcada a lo propiamente técnico, que no solo trazaba caminos de oportunidad y realización para muchos jóvenes capaces, sino que se transformaría en un pilar fundamental para el desarrollo industrial del país.

Hoy en día, la labor de la Universidad no es solo formar profesionales con amplios conocimientos técnicos y teóricos, sino que además, entregar principios que contribuyan al enriquecimiento del espíritu humano y al engrandecimiento de la sociedad. Ciencia, arte y deporte confluyen en un mismo espacio, fundiéndose en el alma de los “sansanos”. Una convergencia integral de principios y valores sustentados en el pluralismo e independencia, ayudan al aprendizaje y al descubrimiento y construcción de una sociedad más justa y solidaria.

Este año, en el aniversario número 85 desde su fundación, pasado y presente se conjugan en la Universidad. El ímpetu de las nuevas generaciones mantiene vivo el anhelo de un hombre, don Federico Santa María Carrera, que dejó volar su espíritu altruista y emprendedor sin límites, hace más de un siglo. Su legado es fruto de su visión, voluntad e imaginación, valores que poseen pocos hombres llamados a construir la historia.

9450697607_0010388ef3_k